hia banner right is

Magnitud, distribución y tendencias de la mortalidad prematura potencialmente evitable en la Región de las Américas

El perfil de mortalidad en la Región de las Américas ha cambiado notablemente en los últimos decenios. En la mayor parte de los países, las enfermedades no transmisibles y las causas externas han reemplazado a las enfermedades transmisibles como las principales causas de muerte. En el año 2000, las afecciones neonatales fueron la tercera causa principal de muerte, pero en el 2019 bajaron al séptimo lugar. Entre los factores que contribuyeron a este cambio cabe mencionar un mayor acceso y una mejor calidad de la atención primaria de salud y los servicios de salud, los programas de inmunización exitosos, una mejor nutrición, un mayor control de las enfermedades infecciosas, el envejecimiento de la población, una mayor esperanza de vida y la reducción de la pobreza extrema en la Región. Sin embargo, estos cambios no se han producido al mismo ritmo y con la misma intensidad en todos los países de la Región.

A pesar de las mejoras en la mortalidad evitable en la Región en los dos últimos decenios, siguen prevaleciendo las causas evitables de muerte. En el 2019 se produjeron más de 2,5 millones de muertes prematuras potencialmente evitables en los 33 países de la Región que cuentan con datos sobre este tema, lo que representa alrededor de 35% del número total de muertes. La proporción de hombres que murieron por causas evitables representó 41% del total de muertes, en tanto que en el caso de las mujeres la proporción correspondiente fue de 29%.

En el 2019, las cinco principales causas de muertes prematuras potencialmente evitables en la Región fueron las cardiopatías isquémicas, la violencia interpersonal, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, y el cáncer de tráquea, bronquios y pulmón. Todas ellas son causas de muertes potencialmente evitables. Excepto el caso de la violencia interpersonal, estas mismas causas se clasifican sistemáticamente como las principales causas de muerte en todas las subregiones, aunque pueden observarse diferencias sutiles en cada subregión. Por ejemplo:

  • Zona andina: Los homicidios fueron la principal causa de muerte en el 2019, y el riesgo de muerte de los hombres debido a homicidios fue diez veces mayor que para las mujeres.
  • Centroamérica: La violencia interpersonal fue la principal causa evitable de muerte para ambos sexos.
  • Brasil: Las cardiopatías isquémicas y la violencia interpersonal son también altas en este país.
  • Caribe latino: Esta es la única subregión donde las afecciones neonatales siguen incluidas entre las cinco principales causas de muertes evitables, especialmente en Haití y República Dominicana.
  • México: La diabetes es la causa de muerte número uno, tanto para los hombres como para las mujeres. El país registra las tasas más elevadas de la Región y duplica con creces las tasas de las otras subregiones.
  • Caribe no latino: La infección por el VIH/sida se encuentra entre las cinco principales causas prevenibles de muertes evitables.
  • América del Norte: El consumo de drogas y el suicidio se encontraban entre las principales causas de muertes evitables, lo que señala la necesidad de intervenciones de salud mental dado que más de 90% de las víctimas de suicidio tienen un trastorno mental crónico diagnosticable, como depresión y trastornos debidos al consumo de sustancias psicoactivas.
  • Cono Sur: El consumo de tabaco es un importante problema de salud pública, dado que es un factor de riesgo que figura en cuatro de las cinco principales causas prevenibles de mortalidad (cardiopatías isquémicas, accidentes cerebrovasculares, cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, y EPOC).

Además, está aumentando en la Región el número de vehículos automotores propios y, como resultado, caminar y transportarse en bicicleta se han vuelto actividades más peligrosas. Los peatones, los motociclistas y los ciclistas representan 45% de todas las muertes prematuras debidas al tránsito en la Región.