hia banner right is

PERFIL DE PAÍS

Chile

Los perfiles de país de la plataforma Salud en las Américas+ se han elaborado a partir de los indicadores interagenciales disponibles hasta las fechas indicadas. Las fuentes pueden consultarse en este cuadro. En algunos casos, debido al proceso de verificación, los valores de los indicadores pueden diferir de aquellos más recientes disponibles en el país.

Determinantes sociales y ambientales de la Salud

En el 2000, la población total de Chile era de 15 351 799 habitantes, y en el 2021 había ascendido a 19 493 185, lo que representa un incremento de 27%. En cuanto al perfil demográfico del país, en el 2021 la población de mayores de 65 años representaba 12,7% del total, lo que implica un aumento de 4,7 puntos porcentuales respecto del 2000. Asimismo, en el 2021 se alcanzó una razón de 101,5 mujeres por cada 100 hombres y de 68,7 personas mayores (de 65 años o más) por cada 100 menores de 15 años, como se observa en la distribución por grupo etario y sexo de las pirámides poblacionales del país (figura 1). Si se considera la población de 15 a 64 años como potencialmente activa, es decir, susceptible de participar en actividades laborales, esta representó 68,9% de la población total del país en el 2021, lo que equivale a 13 423 378 personas. Si a estos datos se agregan los relativos a la población potencialmente pasiva (3 597 848 menores de 15 años y 2 471 959 mayores de 65 años), se obtiene una relación de dependencia de 45,2 habitantes potencialmente pasivos por cada 100 habitantes potencialmente activos. Esta relación era de 53,4 en el 2000.

En lo que atañe a la esperanza de vida al nacer, para el 2021 fue de 80,5 años —cifra superior al promedio de la Región de las Américas—, lo que representa un aumento de 5,4 años respecto de lo informado en el 2000.

Figura 1. Pirámides de población de Chile, años 2000 y 2021

Entre el 2004 y el 2017, el promedio de años de escolarización en Chile aumentó 9,2%, de modo que, de media, llegó a 10,6 años en el último año para el cual se dispone de información. Por su parte, la tasa de desempleo en el 2021 fue de 9,1% para el total de la población. Si se desglosa por sexo, ascendió a 9,4% para las mujeres y 8,9% para los hombres. La tasa de alfabetización fue de 97,6% en el 2021. En los hombres, este indicador ascendió a 97,7%; y en las mujeres, a 97,6%. Otro aspecto que cabe destacar es que el porcentaje de la población por debajo de la línea de pobreza fue de 10,8% en el 2020 , de acuerdo con la línea nacional, lo que representa una disminución respecto del 2000, cuando se encontraba en 36%. Por lo que se refiere a la pobreza definida como porcentaje de la población con un ingreso menor a US$ 1,90 por día, en el 2020 0,7% de la población se encontraba en esta situación, una cifra inferior al promedio regional de 3%.

Durante el período 2000-2019, el país aumentó su puntuación en el índice de desarrollo humano, el cual presentó un aumento de 12,1% (de una puntuación de 0,76 a una de 0,86), mientras que en el mismo período el índice incrementó 13,5% a nivel internacional y 9,4% en América Latina (figura 2).

Figura 2. Índice de desarrollo humano en la Región de las Américas, 2021

En el 2019, el gasto público en salud representó 4,8% del producto interno bruto (PIB) (figura 3) y 18,1% del gasto público total, mientras que el gasto de bolsillo en salud implicó 32,8% del gasto total en salud.

Figura 3. Gasto público en salud como porcentaje del producto interno bruto en la Región de las Américas, 2019

Cobertura digital

En el 2020, el porcentaje de chilenos con conexión a Internet ascendía a 88%, cifra que representa un incremento considerable respecto del 2000, año en que el indicador arrojaba un valor de 17%.

La situación de salud

Salud maternoinfantil

Entre el 2000 y el 2019, la mortalidad infantil en Chile se redujo de 9,1 a 7,8 por 1000 nacidos vivos, lo cual implica una disminución de 14,3% (figura 4). Por su parte, el porcentaje de nacimientos con peso bajo (menos de 2500 g) se incrementó de 5,6% a 6,9% entre el 2003 y el 2019.

En cuanto a la estrategia de inmunización, en el 2021 la cobertura de vacunación contra el sarampión fue de 92%, lo que representa una reducción de cinco puntos porcentuales con respecto a la cobertura del 2000.

La razón de mortalidad materna para el 2017 se estimó en 13 por 100 000 nacidos vivos, lo que supone una reducción de 58,1% respecto del valor estimado para el 2000 (figura 5). En relación con la fecundidad, se calcula que, en el 2022, las mujeres tenían en promedio 1,5 hijos a lo largo de su vida reproductiva. En el caso específico de la fecundidad adolescente, se observa una reducción de 62,8%, si se compara la tasa de 61,3 nacidos vivos por cada 1000 mujeres de 15 a 19 años en el 2000 con la cifra de 22,8 en el 2022. Por otra parte, 99,8% de los partos fueron atendidos por personal capacitado en el 2019.

Figura 4. Tasa de mortalidad infantil por 1000 nacidos vivos, 1995-2020
Figura 5. Razón de mortalidad materna por 100 000 nacidos vivos, 2000-2017

Enfermedades transmisibles

En el 2020 se registraron 13 nuevos casos de tuberculosis por 100 000 habitantes en Chile. Al mismo tiempo, la tasa de mortalidad por tuberculosis (ajustada por edad y por 100 000 habitantes) para la población total fue de 1,5 en el 2019 (1 en mujeres y 2,2 en hombres).

Por otra parte, se estimó que para el 2019 la tasa de nuevos diagnósticos de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ascendió a 35,5 por 100 000 habitantes. La tasa de mortalidad ajustada por edad por esta causa fue de 2,5 por cada 100 000 habitantes en el 2019. Debe destacarse que durante el período 2000-2019 este indicador descendió 17,1%.

No se registraron casos de rabia humana en el país en el 2020.

Enfermedades no transmisibles y factores de riesgo

En Chile, la prevalencia del consumo de tabaco entre las personas de 15 años o más para el 2019 fue de 30,1%. En relación con el sobrepeso y la obesidad en el mismo grupo etario, la prevalencia ascendió a 63,1% para el 2016.

Asimismo, para el último año mencionado, 53,2% de la población declaró practicar actividad física insuficiente.

En cuanto a la hipertensión arterial, en el 2015 se informó una prevalencia de 20,9% de personas de 18 años o más con presión sanguínea elevada, lo que representa un descenso de 5,8 puntos porcentuales en comparación con el 2000 (26,7%). Por otra parte, la prevalencia de diabetes mellitus, que en el 2000 se hallaba en 8,7%, se incrementó a 10,5% en el 2014.

Mortalidad

En el 2019, la tasa ajustada de mortalidad prematura potencialmente evitable en Chile fue de 139,1 muertes por 100 000 habitantes, lo que equivale a una disminución de 30,6% en comparación con la tasa de 200,3 registrada en el 2000. En este sentido, el país presentó en el 2019 una tasa 38,6% inferior a la notificada para la Región de las Américas. De las muertes prematuras potencialmente evitables, la tasa por causas prevenibles en el 2019 fue de 79,1 por 100 000 habitantes, cifra 42,3% menor que la regional, en tanto que la relativa a las causas tratables ascendió a 60 por 100 000 habitantes, frente a un promedio regional de 89,6.

En cuanto a la tasa de mortalidad general ajustada por edad, en el 2019 fue de 4 por 1000 habitantes, lo cual implica un descenso de 29,8% con respecto al 2000 (5,7 muertes por cada 1000 habitantes).

Al categorizar las muertes en tres grupos principales, se observa que en el 2019 la tasa de mortalidad ajustada por edad por enfermedades transmisibles fue de 29,5 por 100 000 habitantes (36,7 por 100 000 en hombres y 23,6 por 100 000 en mujeres), mientras que la tasa de mortalidad ajustada por edad a causa de enfermedades no transmisibles ascendió a 328,9 por 100 000 habitantes (403,8 por 100 000 en hombres y 271,2 por 100 000 en mujeres). Por su parte, la tasa de mortalidad ajustada por edad por causas externas fue de 38,4 por 100 000 habitantes (61,2 por 100 000 en hombres y 16,6 por 100 000 en mujeres), en cuyo caso destacan los accidentes de transporte terrestre (13,5 por 100 000 habitantes), los homicidios (3,9 por 100 000 habitantes) y los suicidios (8 por 100 000 habitantes). En el 2000, la distribución porcentual de las causas fue de 79,1% para las enfermedades no transmisibles, 10,9% para las transmisibles y 10,1% para las causas externas, en tanto que para el 2019 los porcentajes fueron de 85,1 %, 7,1%, y 7,8 %, respectivamente (figura 6).

Figura 6. Mortalidad proporcional en Chile, 2000 y 2019

Mortalidad por Cáncer

Al observar la mortalidad por cáncer según el sitio tumoral, puede advertirse que durante el 2019 la población masculina presentó una tasa ajustada de mortalidad por cáncer de próstata de 20,2 por 100 000; de pulmón, de 17,4 por 100 000, y de colon y recto, de 12,8 por 100 000. En el caso de las mujeres, los valores fueron de 11,8 por 100 000 para cáncer de mama; de 9,3 por 100 000 para cáncer de pulmón, y de 9,7 por 100 000 para cáncer de colon y recto.

La situación de salud y la pandemia de COVID-19

Durante el 2020, en Chile hubo un total de 608 973 casos de COVID-19, lo que representa 31 284 por millón de habitantes. En el 2021 los casos identificados ascendieron a 1 197 521, lo que equivale a 61 519 por millón de habitantes, mientras que, en 2022, el numero de casos reportados fue de 2 769 119, siendo estos 142 256 casos por millón de habitantes. Por lo que se refiere a las muertes causadas de forma directa por la COVID-19, en el 2020 se registraron 16 608 muertes de personas con diagnóstico de COVID-19, es decir, 853 por millón de habitantes, mientras que en el 2021 se notificaron 22 507, lo que representa 1 156 muertes por millón de habitantes y 21 979 muertes totales para 2022, equivalentes a 1 120 muertes por millón de habitantes. En la Región de las Américas, Chile se ubicó en la posición siete en cuanto a cantidad de muertes por COVID-19 en el 2020, en tanto que en el 2021 se ubicó en la posición 20, y en 2022 se ubicó en la posición 2, con una cifra acumulada para los años de 3129,75 muertes por millón de habitantes (figura 7).

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el total de muertes en exceso en el 2020 ascendió a 14 575 casos, es decir, 75,5 por 100 000 habitantes. Para el 2021 se estimaron 24 122 muertes, que representan un exceso de mortalidad de 123,7 por 100 000 habitantes.

Al 31 de diciembre del 2021, se había aplicado al menos una dosis de la vacuna contra la COVID-19 a 93,7% de los habitantes del país. Al 20 de abril del 2022 (fecha de los últimos datos disponibles), 91% de la población contaba con el esquema de vacunación completo. La campaña de vacunación comenzó el 20 de diciembre del 2020 y hasta el momento se han utilizado cuatro tipos de vacunas contra la COVID-19.

Figura 7. Muertes por COVID-19 acumuladas al 31 de diciembre del 2022 en la Región de las Américas

Perspectivas

Medidas para el logro de la cobertura universal de salud

El gobierno actual, que comenzó su mandato durante el 2022, estableció en su plan de gobierno su vocación de avanzar hacia un sistema de salud universal y un sistema único de salud previsional, lo cual redundará en una mayor equidad en la atención de salud de todos los habitantes del país. En concreto, las medidas plasmadas en el plan incluyen la creación de un fondo universal de salud para asegurar la protección financiera del sistema de salud y procurar el acceso a la salud según necesidad; el fortalecimiento del sistema de salud nacional, para mejorar la calidad y la oportunidad de la atención en los servicios públicos; la universalización de la atención primaria de salud hasta extender la cobertura a toda la población; el desarrollo de una estrategia de salud digital; el financiamiento de inversiones para infraestructura y equipamiento de salud, así como para el acceso gratuito a ciertos medicamentos; la creación de un observatorio nacional para realizar el seguimiento de la reducción de las brechas en materia de recursos humanos para la salud, y la necesidad de realizar un abordaje intercultural de la salud y priorizar la atención oncológica integral y de salud mental.

Desafíos relacionados con la salud de la población

Hoy por hoy, el principal reto de Chile pasa por alcanzar un acuerdo, en el marco del proceso de reforma de la Constitución chilena, sobre la visión del sistema de salud que el país requiere y por impulsar las transformaciones necesarias para construir esa visión de manera progresiva y sostenible. La propuesta para la reforma de la carta magna, que fue sometida a plebiscito público en septiembre del 2022, consagra el derecho a la salud y la existencia de un sistema nacional de salud bajo la rectoría del Estado, de carácter universal, público e integrado. Dicho sistema de salud debería respetar los principios de "equidad, solidaridad, interculturalidad, pertinencia territorial, desconcentración, eficacia, calidad, oportunidad, enfoque de género, progresividad y no discriminación". La propuesta también prevé que los fondos necesarios para el financiamiento de este sistema de salud provengan de las rentas generales de la nación y del cobro de las cotizaciones obligatorias que realicen aportes solidarios.

Finalmente, el plebiscito rechazó la propuesta del nuevo texto constitucional y, a la fecha de redacción del presente informe, existe un debate público sobre la puesta en marcha de un nuevo proceso constituyente. El gobierno plantea implementar las reformas que sean necesarias a partir del nuevo mandato constitucional e incluye en su programa de gobierno la creación de un fondo único de salud, entre otras reformas.

Respuesta a la pandemia de la COVID-19

Entre los esfuerzos para dar respuesta a la pandemia, vale la pena destacar las siguientes iniciativas:

  • El fortalecimiento de la gobernanza del sistema de salud, con la participación de autoridades locales e instancias de consulta con expertos para la toma de decisiones oportunas y eficaces.
  • El desarrollo de una nueva versión del plan Paso a Paso, el cual establece las medidas de salud más apropiadas para las comunas y toma en consideración numerosos aspectos.
  • El fomento de la comunicación de riesgo y de las acciones intersectoriales, en particular con relación al sector de la educación y los espacios profesionales o laborales.
  • La continuidad del exitoso programa de vacunación de la población y el uso del pase de movilidad.
  • La prosecución de los esfuerzos relacionados con diversos planes y programas clave, como el plan Fronteras Protegidas, entre otros.
  • La priorización del abordaje de la atención de salud de las afecciones que no están vinculadas con la COVID-19 a través del fortalecimiento de las capacidades de la atención primaria y los hospitales, lo que se encuentra orientado a reducir las dificultades de acceso ocasionadas por la pandemia.

Medidas para incidir en las desigualdades en la salud

Las políticas públicas están enfocadas en la reducción de las desigualdades mediante un enfoque transversal que atraviesa diversas dimensiones. En materia de ingresos, por caso, se han planteado dos iniciativas que son dignas de mención: el aumento del salario mínimo y la creación de una pensión básica solidaria universal para las personas mayores.

 

Otro aspecto relevante para disminuir las desigualdades entre los diversos grupos de población tiene que ver con el enfoque de territorialización y el proceso de regionalización, lo que implica la transferencia de competencias y de financiamiento a los gobiernos regionales, como sucede, por ejemplo, en materia de transporte y movilidad, así como en infraestructura digital e Internet.

Estrategia nacional para abordar las desigualdades en salud

La disminución de las inequidades y las desigualdades en la salud atraviesa a todos los objetivos de la estrategia nacional, de una manera transversal e integral. La equidad se constituye así como un eje clave de todas las políticas priorizadas en la Estrategia Nacional de Salud 2021-2030. La transversalización se refiere a que cada prestación de servicios de salud, así como las políticas y/o estrategias priorizadas, dispongan de una garantía que permita mejorar el acceso, la oportunidad y la calidad de la atención de salud.

Las fuentes de los indicadores interagenciales usados en este perfil se pueden encontrar en este cuadro

Para obtener los datos más recientes sobre indicadores de salud para la Región de las Américas, asegúrese de visitar el portal de Indicadores Básicos de la OPS.